Tengo 14 añosy hoy es 1 de noviembre de 1970, día del tostón; así llamamos a la excursión que hacemos al campo para comer castañas asadas, acompañadas de anís dulce. Supuestamente nosotras no llevamos nada de alcohol, así que hacemos recuento y lo llevamos todo; parecen pocas castañas, pero nadie dice nada. Hemos salido desde la plaza del colegio, justo después de la comida, para que nos de tiempo a llegar, hacer el fuego, poner las castañas a asar, merendar y regresar al caer la tarde -pero que no caiga mucho, dice mi madre-.

Llegamos sin contratiempos, teniendo en cuenta que no hemos salido del pueblo, porque el pinar a donde vamos está más o menos a 1 km del centro urbano; el recorrido lo hemos hecho cantando, comiendo chuches y castañas crudas. 

-la sor: a ver, unas cuantas que traigan ramas secas; otras que hagan el círculo con piedras grandecitas para el lecho del fuego; traed la olla agujereada y las castañas.

Así lo hacemos y -las que nos alejamos- de pronto escuchamos la voz chillona de

-la sor: ¡¡¿¿pero se puede saber dónde están las demás castañas??... !!


Nos las habíamos comido por el camino y no quedaban ni para dar una a cada niña...

Ah, que preguntas por el anís... muy bueno, gracias ;)


The beatles estrenan disco y con él una de las mejores canciones de todos los tiempos -según los entendidos- y que a mi me encanta: "Let it be"

1971 tengo 15 años y soy muy tranquila, no tengo nada de aventurera (aunque ya haya vivido alguna) pero es la edad de los experimentos y cuando vengo a darme cuenta estoy inmersa en uno realmente peligroso para la salud.

Pertenezco a un centro juvenil que está situado cerca de un "antro" de copas y humo que sólo abre los viernes y sábado hasta altas horas de la noche. De vez en cuando acercamos las narices, atraídos por la música y los olores varios. Los chicos nos cuentan que allí se fuma marihuana y otros productos más fuertes... que ni se nos ocurra entrar. Mis hermanos mayores, que también pertenecen al centro, me advierten de que me atenga a las consecuencias si me ven por allí o si les digo a nuestros padres. No tengo intención de decir nada... yo tengo mis propios planes.

Es sábado y -mientras los mayores han ido a explorar el antro- estamos un grupo de los más jóvenes, jugando ping pong y oyendo música; suena Stairway to heaven (Escalera al cielo) de Led Zeppelin; alguien saca unas bolsitas de te y papel de fumar y me dice: ¿Mariluz has traído el tabaco de pipa? (mis hermanos fuman pipa y yo a escondidas, también).

Amortiguamos las luces (apagando los fluorescentes principales y dejando los del salón contiguo)... nos sentamos en el suelo y empezamos a liarnos los cigarrillos con la mezcla de tabaco y te... a algunos hay que ayudarles porque no han fumado nunca... yo he fumado de vez en cuando (siempre sin filtro) pero nunca de esa forma tan extraña, a saber: medio cerrado el puño y se aguanta el cigarrillo entre el meñique y el anular, se ahueca la mano de forma que el meñique y anular de la otra mano también sujeten el pito... y se aspira largamente por la ranura que dejamos libre entre el pulgar y el índice. Me da la impresión de que alguno ha visto muchas películas, pero en fin, todo sea por experimentar ¿no?.

El concierto de toses no tarda en estallar y algunos desisten del invento, con los ojos llorosos salen a la calle a respirar y hacer de vigilantes. Me gusta beber te y ahora me gusta fumarlo. Pero ahí acaba mi aventura... el mayor de mis hermanos, buscando la llave de casa en mi bolso, encuentra el paquete de tabaco de pipa y algunas bolsas de te. La que me montó fue parda y para que mis padres no se enteraran tuve que limpiarle los zapatos todos los días y hacerle la cama durante unos cuantos meses, y mantener sus discos de vinilo brillantes para que no saltara la aguja, sine die...

Ahora sólo tomo te (con limón) y de vez en cuando.


En 1971 se editó la canción Stairway to heaven, de led zeppelin
(cuidado con el volumen, hay anuncios antes de la música)

Tengo 41 años, volvemos a 1997 y seguimos en El Cairo sin mi maleta. Ese contratiempo no impide que nos movamos por toda la ciudad y recorramos lugares mágicos, llenos de Historia y misterio. Hoy nos vamos a Saqqara a visitar la "Pirámide escalonada de Zoser", el monumento funerario más antiguo de Egipto y del mundo. Hace un calor húmedo y sofocante, motivo por el cual casi somos las cuatro únicas personas: el taxista, Mahitab (amiga de mi hermana), Ana Mª (mi hermana) y yo, que se plantan ante la gigantesca "escalera" de piedra, formada por seis altísimos peldaños.

-Ana Mª: Lupi que nosotras nos quedamos en el taxi charlando porque hace demasiada calor para Mahitab... anda, ve tu y entra en la pirámide que te gustará el recorrido.

No lo pienso dos veces y con mi chaleco repleto de pins me acerco al agujero que forma la entrada y con un cordial "salam aleikum" me recibe un hombrecillo completamente arrugado -si eso fuera posible diría que es de la misma época de la pirámide (allá por el 2600 a.C.)- y con unos ojos negros como la misma negrura que estaba a punto de tragarme, cuando empecé a bajar la pequeñita rampa que me llevaría al interior. Es imposible adaptarse a esa oscuridad cuando un segundo antes el sol ha estado arañando tus ojos sin piedad. Las manos se aferran a la rugosa piedra, fría como recién sacada de un frigorífico, y deseas tener los dedos provistos de ventosas para quedar sujeta si resbalas... el hombrecito va delante, murmurando una vertiginosa salmodia, y con unos pasos largos imposibles para su estatura. Estoy convencida de que le estoy privando de su siesta y me quiere castigar con esas zancadas... pero algo está pasando... mi respiración es cada vez más ruidosa y espesa... mis ojos empiezan a ver y lo que veo es que no veo... el sudor chorrea hasta las pestañas... ¿cómo se puede sudar de esa forma en apenas cinco minutos y con el frescor que hay ahí dentro?... las rodillas se me doblan y a cámara lenta me voy sentando en el primer escalón que inicia el segundo recodo... el olor es asqueroso, asfixiante y el polvo que flota a mi alrededor insano... no hay murciélagos, pero mi subconsciente vuela a 1972 y ¡tengo que salir de aquí inmediatamente!. Me levanto a cámara lenta y más lentamente aún inicio el leve ascenso hasta la salvación; la luz brillante del sol me recibe con menos piedad que antes de entrar en esa gruta agobiante, como queriendo avergonzarme por mi cobardía... me da igual, no puedo soportar la oscuridad ni los espacios cerrados herméticamente...

Enciendo un cigarrillo y recupero el color, la respiración y la dignidad conforme me voy acercando al taxi. Mi cara debió ser un "poema" cuando llegué hasta ellos.

-Ana Mª: dice Mahitab que eres muy valiente y que ella nunca pudo pasar del marco de entrada. Yo ni lo intenté la primera vez que vine, no te preocupes, hermana. Vamos a merendar y te tomas un gintonic para el mal rato.

En este año, Luis Miguel publica un álbum que incluye uno de los -pocos- boleros que me gustan: Júrame

Año 1992 tengo 36 años es el año de las Olimpiadas en Barcelona, la Exposición Universal de Sevilla y la muerte de mi padre.

Tato tenía un compañero de habitación con ocho hijos y solo iba a verlo una de las hijas. Sin embargo nosotros -que somos cinco hermanos- nos turnamos para quedarnos con él y le visitamos todos los días, junto con mamá y tato se emociona por vernos allí. Llega incluso a darnos las gracias y a pedirnos perdón si no había sido un buen padre. Cuando oyes cosas así se te parte el alma.

Recuerdo de muy muy pequeña, cuando íbamos toda la familia a pasar el día en la playa, que tato me subía a sus hombros y se adentraba en el mar caminando hasta que el agua casi me llegaba a la cintura... entonces yo pataleaba y él se agachaba y me dejaba caer para volver a salir a flote. No era una sensación agradable, pero yo sentía sus brazos sujetarme fuertemente y empujarme hacia arriba en cada inmersión por sorpresa. Y se reía. Su risa a carcajadas tapaba mi principio de llanto y la voz de mi madre desde la orilla regañándole...

También le recuerdo meterse en el agua y alejarse nadando y yo llorando porque le perdía de vista y decía que se ahogaría si yo no estaba para traerle de vuelta, y todos se reían... y él también se ríe ahora cuando se lo he recordado. Y me dice: -cuando salga del hospital, te corto el traje de chaqueta... de éste año no pasa


Nunca llegó a hacerlo. Ya se sabe, en casa de herrero, cuchara de palo.

Este año se estrena la película "El guardaespaldas" y el tema "Waiting for you" de Kenny G se convierte en uno de mis temas musicales favoritos. Aún me sigue erizando la piel cada vez que la oigo.

Estamos otra vez en 1993, tengo 37 años y seguimos mi hermana Cristina y yo, haciendo el Camino de Santiago. Después del duro día anterior cuando creímos perder la cámara de fotos y de una noche de sueño reparador en un buen albergue, nos preparamos para un nuevo día... el último antes de llegar a Santiago de Compostela. Pero como habíamos quedado con Jorge -otro de mis hermanos- para entrar los tres juntos, decidimos hacer la última parada en el albergue de el Monte do gozo y  reunirnos en San Marcos, a menos de 10 km de nuestra meta final. 

Llegamos al monumento en la cima del monte felices y orgullosas del camino hecho y la experiencia vivida. Nos hacemos la foto de rigor y vamos a llamar al hotel y quedar con Jorge para el día siguiente... escucharnos por teléfono tiene un efecto muy curioso, se le nota la emoción y hasta un puntito de orgullo (somos sus dos hermanas pequeñas) y nosotras aguantamos las lágrimas... pero no ha hecho más que empezar. A lo lejos se divisan -entre brumas- las torres barrocas de la catedral y nuestros ojos siguen inundados.

Amanece y estamos ansiosas de encontrarnos. Sigue lloviendo ese calabobos persistente que hace la bajada más lenta. Nos abrazamos los tres a las puertas del hotel. Jorge intenta protegernos con su paraguas y le decimos que es una bendición llegar a Santiago bajo la lluvia. Ya no duelen los dedos de los pies. Ya no importa caminar de charco en charco. La mochila se ha hecho liviana. Nuestra meta está cada vez más cerca. La espesura de las arboladas tiene un encanto especial cuando se abre y nos muestra una carretera que hierve de vida y seguimos las flechas que nos llevan a la calle del peregrino, la gente nos sonríe al pasar y hay una señora que nos dice -si os dais prisa llegáis a la misa del peregrino...Es realmente alucinante. La gente que tapona la entrada se va apartando y nos van haciendo pasillo para que lleguemos hasta el interior de la catedral, dándonos cariñosas palmaditas en las espaldas y nos ayudan a quitarnos las mochilas. Es año jacobeo y sobre nuestras cabezas vuela el botafumeiro a impulso de los tiraboleiros. Nos miramos los tres y nos descubrimos llorando como críos. La experiencia es inolvidable.

Acabada la misa, regresamos al hotel -ya en taxi- para darnos un baño en condiciones y perfumarnos, intentando borrar de nuestra piel el olor a sudor, a vaca, a humedad... a miedo.

Nos fuimos a recorrer los bares y nos pusimos ciegos de pulpo, nécoras, centollos, vieiras... regado todo con distintos vinos de la tierra. La gran aventura fue encontrar percebes -Cristina quería probarlos. Era demasiado tarde y en todos los sitios se habían acabado, pero los encontramos en una taberna maloliente y pequeña regentada por una señora de edad incalculable, aunque yo no le echo menos de ochenta años, a precio de oro y acompañado del mejor ribeiro que habíamos bebido hasta el momento. Lo que nos llevó a pensar que no debemos fiarnos de las apariencias, nunca.

Todavía seguimos un día más en Santiago, reponiendo fuerzas, preparando el cuerpo para las casi doce horas de tren que nos llevaría de vuelta a casa. De vez en cuando miro las fotos y no puedo evitar una sonrisa, con cierta "saudade".

Este mismo año "El último de la fila" publica la canción "El que canta su mal espanta"

Tengo 9 años, estamos en 1965 y estudio en un colegio de monjas. Todas son encantadoras pero hay una que... deja que te cuente y saca tus propias conclusiones:

No la vi de llegar, pero sentí el impacto seco y duro sobre mi cabeza, a medio camino entre la coronilla y la frente. Un tibio reguero inundó mi nariz hasta llegar a mis labios con el sabor salado de una lágrima y dulzón de la sangre.

Estábamos haciendo la fila para entrar en clase, tras la 1/2 hora de recreo. La hija del guardia civil es una charlatana de mucho cuidado y siempre va delante mía. Hoy está especialmente habladora y como no le hago caso se pone a hacerlo con su compañera de la derecha. Yo pensando en mis cosas.  Aborreciendo la hora de entrar en clase: no me gustan las matemáticas. Y ella pendiente de la monja, mientras habla.

No me di cuenta del silencio, interrumpido alegremente por el tilín tilín tilín tilín de la campana que venía volando desde la mano de la sor, en busca de la cabeza de la charlatana. No di importancia a que se agachara, hasta quedar en cuclillas, siempre hacía cosas raras...

No la vi llegar y mi compañera de atrás no pudo evitar -con el empujón que me dio- que la campana se estrellara contra mí y terminara en el suelo, abriéndose una brecha, al igual que mi cabeza...

No hubo necesidad de poner puntos de sutura, pero durante mucho tiempo, cada vez que veía la misma campana, me daba una leve punzadita en la cabeza. Y hoy por hoy, superada la etapa adolescente, puedo decir que me gusta el sonido de las campanas y las campanillas.

Este año de 1965 ganó el festival de Eurovisión, Francia, con la canción "Poupée de cire, poupée de son" que cantó France Gall

Hoy es 23 de febrero de 1981, tengo 25 añosy éste día pasará a la Historia reciente de España por el fallido golpe de estado, pero en la vida de nuestra familia tuvo otros motivos para hacerlo inolvidable. A media mañana llamaron del banco donde trabajaba mi hermana mayor avisando de que Ana Mª había sido llevada urgentemente al hospital, a causa de una hemorragia muy alarmante -dado su embarazo-. Desde el hospital llamaron pidiendo sangre de su mismo grupo y allí que me fui.

Llegué a urgencias en dos carreras y me hicieron entrar en una habitación pequeña con dos camillas. En una de ellas estaba mi hermana, mimetizada con la blancura de las paredes y la sábana que la cubría. Me tumbaron en la otra y tras agujerearme (porque mis venas son muy tímidas y están escondidísimas), conectaron ambos brazos. Así fui traspasando gota a gota, sin descanso, medio litro de mi sangre hasta sus venas y devolverle 'la color' y la vida que se escapaba.

Mi organismo ni se enteró de que tenía ½ litro de sangre menos pero, para reponer fuerzas, me dijeron que fuese a cafetería a comer un bocadillo. Con la preocupación no podía tragar nada de nada, así que me pedí una cerveza. No fue una buena decisión, porque sentí como si el mundo me hubiese escupido y lanzado a la órbita lunar convirtiéndome en un nuevo satélite.

Mi hermana está bien, muchos años después, el bebé no lo logró.

Este año ABBa grabó su último disco y de él he sacado ésta canción que -aún hoy- me gusta

Tengo 28 años, eso quiere decir que estamos en 1984 y, ya sabes por otras entradas, mi cuerpo ya lleva unas cuantas operaciones de huesos y senos. Hoy he tenido que venir a Málaga -capital- y como aún no conduzco lo he hecho en autobús. Termino mis asuntos con esta tarde de invierno bien entrada y parece más medianoche. Me duelen hasta las pestaña y me voy a comprar el billete de regreso para llegar cuanto antes a casa... hay un pequeño tramo completamente solitario y una ventana iluminada rompe la negrura, aun así no se ve mucho... de pronto casi tropiezo con un chaval larguirucho y escuálido:

- él: (inclinándose hasta mi cara que soy muy bajita y con la mano en el bolsillo de la rebeca y estirada hacia mi) dameldineroquellevesencimasinoquieresqueteraje...
- yo: ¿qué dices?... ¿no puedes hablar más alto y más despacio para que te entienda?
- él: quemedestodoeldinero sinoquieresqueteraje (y esta vez me enseña la navaja que saca del bolsillo temblando).
- yo: ah, que me estás robando ¿no?... po's vale, yo te doy el dinero y tu me das la navaja. (El chaval alucina, claro)
- él: ¿qué quiere mi navaja y para qué... eh eh eh?
- yo: para robarte yo a ti y no quedarme tirada en Málaga sin dinero, sin conocer a nadie y con todo lo que me duele la reciente operada del pecho...
- él: (con la cara desencajada y ya sin temblar) bueenoooo, pos no ve que me v'acer llorar y tó... quédate con tu dinero y no se lo cuentes a nadie.
- yo: toma, que yo con 250 pesetas tengo más que suficiente para llegar a mi casa... ¡pero tira esa navaja hombre ¿no ves que si te ve la poli t'empapelan?.

Y le di el resto del dinero, claro. Quiero pensar que no volvió a robar a nadie más; que pudo desintoxicarse y vive feliz con una familia, como yo con la mía y libre de médicos.

Todavía -27 años después- me pregunto cómo pude ser tan temeraria, con el pánico que me da la oscuridad. ¿Tan desesperada estaba con mis problemas de salud que no calculé que podía perder la vida en un atraco?... ¡qué cosas!.

Este año Prince, antes de quedarse sin nombre y convertirse en 'el símbolo' y después en 'el artista' editó una mis canciones favoritas para todos los tiempos: "Purple rain". Aquí está la versión larga ¡disfrútala!

Estamos en 1971, tengo 15 años y me voy a Francia con tato (mi padre) a ver a tío Jesús (su hermano) que no puede viajar a España por republicano y porque padece del corazón -como te conté en el Punto anaranjado- pero resulta que ya tengo edad para viajar con mi propio pasaporte y, sintiéndome una persona adulta, nos vamos a Málaga a hacerlo. Pero hay un grave problema...

- policía: ¿trae las 4 fotografías?... ¿el permiso paternal firmado?... ¿el certificado de penales?... ¿la Sección femenina?...
- tato: yo soy el padre...  ¿certificado de penales con 15 años?... ¿y de qué sección femenina habla?
- policía: si no tiene hecho el "Servicio Social", debe firmar una declaración jurada que recoge la obligación de cumplir con la ley, nada más regresar al territorio nacional. -Yo firmo sin comprender nada de nada.- Esperen ahí fuera mientras consulto lo del certificado de penales.

Mientras esperamos, se acerca a mi padre un hombre de porte militar -pero vestido de paisano- y se saludan con un abrazo y a mi me da dos besos... ya sé quién es... pero no debo decirlo en voz alta.

- amigo: ¿qué hacéis aquí... no era solo hacer un pasaporte?
- tato: sí, pero ha tenido que firmar una declaración jurada por 'nosequé' de la sección femenina y nos han pedido un certificado de penales ¡de mi niña!
- amigo: esperad aquí...

A los diez minutos vuelve con mi pasaporte debidamente cumplimentado y me dice -entre sonrisas- que tendré que hacer los cursos pertinentes y obligados del Servicio Social antes de que caduque el pasaporte, que será ¡dentro de diez años!

Como ya sabes, todas esas "obligaciones" desaparecieron cuatro años después, con la muerte del dictador, motivo por el cual no hice los "jurados" servicios sociales de la sección femenina.  Quedé libre de tal juramento, sí, pero -consciente de haber cometido perjurio- jamás he vuelto a utilizar absolutamente para nada la palabra "juro".

Que quieres saber quién es el amigo de mi padre ¿no?... vale, el amigo de tato es policía secreta y cuando venía a casa nos gustaba jugar con él a polis y comunistas y le pedíamos que nos enseñara la insignia identificativa que llevaba en la solapa de la chaqueta...  como en las películas policíacas. Bendita inocencia.

Este año Jeanette nos regaló su dulzura con la canción "Soy rebelde"...
para el punto de hoy elección obvia ¿no?

201155 años (hoy mismo). Bea se ha empeñado en conocerme algo más -y digo yo que si no tiene bastante con estos puntos locos- así que me ha mandado un test. Ya lo he visto en varios sitios, parece que está de moda... y ¿por qué no? Aquí vamos:

- ¿Cuántas preguntas puedes contestar inteligentemente?
- Una cada vez.

- ¿Una certeza?
- Que nadie se queda de semilla

- ¿Un color?
- Cualquiera menos amarillo y gama de malvas

- ¿Un deseo?
- No ser una carga en mi vejez (si llego)

- ¿Una virtud?
- La fidelidad

- ¿Una frase?
- "Ni doblegarse, ni partirse morir de pie", de Fco. Gª Salve

- ¿Un sueño?
- No los recuerdo

- ¿Un defecto?
- La pereza

- ¿Qué significado tiene para ti una hoja en blanco?
- Una hoja en blanco, sin más

- ¿Escribes por necesidad o por afición?
- Yo no escribo, aprovecho el papel usado

- ¿Pones música en tu blog?
- Siiiii

- ¿Eres una persona sentimental?
- Demasiado... lloro hasta con los dibujos animados

- Si tuvieras que tener un solo sentimiento ¿cuál sería?
- Alegría

- ¿Una pregunta?
- ¡Por qué!

- Si desearas algo ¿qué pedirías?
- Ya respondí a eso en la 4ª pregunta

- Cuando escribes ¿qué sientes?
- Depende lo que escriba

- Si no fueras creyente ¿en qué creerías?
- Esto tiene trampa o está mal planteada, porque si no fuera creyente no creería en nada

- ¿Qué esperas de la vida?
- Nada, a los demás que me dejen vivirla

- Tienes un blog ¿Por qué?
- Tengo más de uno ¿pasa?

- ¿Crees que eres una persona que reconoce su valía?
- Yo sí conozco mi valía... tengo serias dudas sobre los demás 

- ¿Qué esperas del amor?
- Lo espero todo... otra cosa es que me lo de

- ¿Qué le pedirías a la vida?
- ¿otra vez?...  n - a - d - a.

.Uffff... ya, listo... ¡¡¡Beaaaa, esta me la pagas!!! :) 

Este año Ricky Martin ha sacado un nuevo disco... aquí te dejo una de las canciones incluidas en él.

1956 acabo de nacer, soy la 4ª en el orden de nacimiento y la 2ª niña. Mi nombre ya está decidido y contrario a lo que se pueda pensar, no me llamo como ninguna de mis abuelas -mi hermana mayor los acumula en su nombre compuesto- tampoco como alguna tía o prima... no. Mi nombre tiene una historia muy emotiva. A saber:

Mi abuelo materno es militar, marino, y tiene destino en Tarifa (Cádiz) en el mismo tiempo que mi abuela está embarazada de mi madre. Ya tienen dos hijos varones así que si nace niña deciden que se llamará Mª de la Luz, porque es la patrona de Tarifa y les gusta el nombre. Pero... ya dice el refrán: 'el hombre propone y Dios dispone'... a pocos meses del nacimiento de mamá, el barco donde prestaba sus servicios mi abuelo, se hundió y pudo ser una auténtica catástrofe. Abuelo le dijo a 'su' patrona -la Virgen del Carmen- que si se salvaba, la criatura que naciese si era niño se llamaría Carmelo y si era niña Mª del Carmen... ¡et voilà! mamá nació en 1921 y aquí me tienes, 35 años después, cumpliendo el deseo de mis abuelos, llamándome como la patrona de Tarifa.

Mis padrinos de bautismo van a ser mi hermana: Ana Mª de los Ángeles y mi abuelo: Don Francisco Hidalgo Zumel. En la celebración va a cantar Juan Pantoja Cortés (padre de una tonadillera que nacería poco tiempo después, llamada Isabel) y otros grandes cantaores de Málaga. Mi vida empezaba por 'malagueñas', 'cantiñas' y 'alegrías de Cai'... ¿se puede pedir más?... bueno sí, podía saber cantar flamenco o bailarlo pero no se me pegó nada...

Este año de 1956 se celebró por primera vez el Festival de Eurovisión, lo ganó Suiza con la canción "Refrain", cantada por Lys Assia.

23 de febrero de 1981 tengo 25 años y estoy en la tienda oyendo la radio... en plenas votaciones se escucha un tableteo y a lo lejos un ¡quieto todo el mundo! que silencia por un segundo la voz del locutor de la cadena ser, que está radiando la sesión de investidura de Calvo Sotelo... el sonido que llega a mis oídos es espeluznante... la voz entrecortada y susurrante del locutor -lejos de tranquilizarme- me dispara la adrenalina y siento el corazón a 500, golpeando mis oídos. Inmediatamente doy más volumen, me levanto y llamo a mi madre por teléfono

- yo: ¡¡mami, que están dando un golpe de estado!!... ¿lo estás viendo?... ¿y tato? ¿y la niña?... yo me voy a casa ¿necesitas que compre algo?...

Me llama mi jefe y dice que cierre la tienda y me marche ¡¡inmediatamente!! (no, si te parece... pienso yo).
Pero antes de irme llamo a Cáritas y le digo a Matilde lo que está pasando, le recomiendo cerrar la puerta y avisar a toda la gente que pueda.
Yo aviso a los comercios de los lados y a la gente que voy encontrando por la calle se lo voy diciendo. Voy andando a casa y la normalidad es total y absoluta... unos pocos salen de los bares y cafeterías hablando del tema y acelerando el paso. El coche de los municipales sigue su ronda a velocidad de caracol, como siempre.

Pasamos las horas pegados a la radio en espera de el rey se pronunciara. Había división de opiniones... ganó mi madre: el rey dio su mensaje y nos tranquilizó a todos. Mi padre -comunista- en ese momento le admiró y agradeció su lealtad al pueblo que quería ser libre.

Yo tardé en dormirme esa noche. Una pesadilla me despertaba cada pocos minutos... uno de los médicos me había dicho que debía estar preparada porque 'posiblemente' no pasaría de los 25 años. ¿Será posible que el cab... vaya a tener razón después de todo y en lugar del cáncer me mate un golpe de estado?.

Afortunadamente nada de eso ha ocurrido. Aquí sigo y recordando hoy 23 de febrero de 2011, el 30 aniversario del "esperpento" que se montaron unos cuantos nostálgicos sinvergüenzas, de gatillo fácil. Y no por ellos, ¡bien lo sabe Dios!, sino por la madurez del pueblo español y la templanza de Juan Carlos I, rey de España, en esas horas que demostraron al mundo que España ya había tenido bastante dictadura.

Este año, Joan Manuel Serrat edita un disco llamado "En tránsito" que incluye una preciosa canción que parece escrita para la ocasión: Hoy puede ser un gran día. Te dejo la letra para que la sigas mientras suena ¿vale?

Hoy puede ser un gran díaJoan Manuel Serrat

Hoy puede ser un gran día,
plantéatelo así,
aprovecharlo o que pase de largo,
depende en parte de ti.

Dale el día libre a la experiencia
para comenzar,
y recíbelo como si fuera
fiesta de guardar.

No consientas que se esfume,
asómate y consume
la vida a granel.
Hoy puede ser un gran día,
duro con él.

Hoy puede ser un gran día
donde todo está por descubrir,
si lo empleas como el último
que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos
y ventílalos al sol
y no dosifiques los placeres;
si puedes, derróchalos.

Si la rutina te aplasta,
dile que ya basta
de mediocridad.
Hoy puede ser un gran día
date una oportunidad.

Hoy puede ser un gran día
imposible de recuperar,
un ejemplar único,
no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea
lo han puesto para ti.
No lo mires desde la ventana
y siéntate al festín.

Pelea por lo que quieres
y no desesperes
si algo no anda bien.
Hoy puede ser un gran día
y mañana también.

Hoy puede ser un gran día
duro, duro,
duro con él.

1970, tengo 14 años y un profesor llamado Don Cripriano, que nos enseña Geografía. Es un señor serio pero no triste, bien educado pero no repipi. Siempre viste traje de chaqueta gris oscuro. Le crujen los zapatos al caminar y usa bastón. Don Cipriano es ciego.

Don Cripriano, daba clases tres veces en semana y una de  ellas tocaba preguntar la lección o lecciones previamente explicadas y comentadas. Al principio del curso respondíamos a sus preguntas desde nuestro sitio, sin salir a la pizarra, pero algo debió olerle mal y de buenas a primeras pasó a llamarnos a su lado -delante de la pizarra- y casi pegadas a la primera fila de pupitres, para responder a sus preguntas. Poco a poco nos fuimos 'confiando' hasta que un día:

- Don C.- Señorita Foucher, al estrado y háblenos de España y su demografía.

La Foucher, sale de su sitio con el libro en la mano y tropezando con todo. Pone el libro sobre mi mesa. Se lo abro por la página indicada, mientras ella va diciendo lo que se le va ocurriendo sobre España, hasta que ya, mira al libro y va leyendo directamente de él. Le voy señalando con la regla para que no se vaya de renglón y le hago señales de que lea despacio, para que no se note que lo está haciendo... de pronto se calla y empieza a titubear.

- Don C.- Vamos señorita Foucher, lo está haciendo muy bien, siga...
- Foucher.- Sí, Don Cipriano... pero es que en el libro pone una cifra y la palabra "hab" detrás. que no sé lo que significa.

(toda la clase lanzó una exclamación de sorpresa y una carcajada contenida).

- Don C.- Cierre el libro señorita y vuelva a su sitio... Señorita Hidalgo, vaya a buscar a Sor MariaLuisa, por favor.

Toda la clase quedó en silencio mientras yo ( que casi siempre me han llamado los profesores por el 2º apellido)  salí a buscar a la tutora. Al regresar, el bueno -y galante- de Don Dipriano se pone de pie y dice lacónicamente:
- Don C.- Hermana, tenga la amabilidad de poner un suspenso a toda la clase y reserve plazas para septiembre.

Salieron juntos y nosotras por poco nos comemos a Foucher, que como boba nos miraba sin enterarse de lo que había pasado.

Las notas bajaron considerablemente a toda la clase.
A nuestro profesor le concedieron una plaza en un instituto de Málaga, más interesante para él, y dejó el colegio. Pero antes le hicimos llegar a su casa un regalo de toda la clase y una carta firmada por todas pidiendo perdón por nuestra travesura.
En septiembre, aprobamos muy pocas...

Este año The Carpenters editó una de mis canciones favoritas "Close to you"

1973, tengo 17 años y soy poco amiga de bromas. O para ser más exactos, no me gustan nada y gastarlas tampoco; eso no quita que participe en alguna cuando la ocasión lo requiere (y así evitar ser llamada sosa o algo peor). Tenemos un amigo muy "gracioso" al que le gusta fastidiar continuamente con sus gracias. Hoy es uno de esos días... vamos, que el niño ha venido con ganas de guasa; estamos en la cafetería del faro, en el paseo marítimo, hace un día espléndido pero con mucha humedad y decidimos entrar en lugar de sentarnos en la terraza. Como es habitual las chicas nos sentamos todas juntas y los chicos en otro grupo de mesas, pero casi sin darnos la espalda, no me preguntes cómo lo hacíamos porque era auténtico alarde de diseño. El caso es que el 'guasitas' empezó a lanzar bolitas de papel -de su zona a la nuestra- a ver dónde la colaba o por donde más bien, con el consabido mosqueo nuestro y llamada de atención del camarero.

- yo: espero que tengas la suficiente puntería para que no caiga en mi café, que te bautizo con él, aviso.

Los chicos, evidentemente empezaron a reír y jalear. Yo a lo mío y nosotras en general. De pronto una bolita pasa rozando la taza junto a la mía. Yo a lo mío sin mirar a nadie... sigue la conversación y el 'simpático' con sus bolitas hasta que ¡dentro! El aire se cuaja; las miradas van de mi taza al 'guasitas' que empieza a reír a carcajadas y ponerse rojo como la grana... los demás -sin sonreír- ni le miran, pendientes de mis movimientos que se hacen lentos... cada vez más lentos. Me levanto de la silla. Tomo mi taza entre las manos y, como andando sin gravedad, me voy acercando al 'lanzador de bolitas'. Sin mirarle ni mediar palabra volteo la taza de café en su entrepierna y girándome le pido otro al camarero. Yo le avisé ¿no?

El susodicho no ha vuelto a dirigirme la palabra. La cafetería ya desapareció y mis ganas de bromas siguen 'intactas'.

Este año, Mocedades quedó en 2º lugar del festival de Eurovisión con la maravillosa "Eres tú". Ganó Anne-Marie David que con su carita de niña buena y potente voz nos privó de la victoria con: "Tu Te Reconnaitras". En las votaciones entre mis padres y hermanos habíamos invertido el orden...

Tengo 22 años, estamos en 1978; mayo florido y yo estoy ingresada en el hospital para operar mi rodilla derecha -siguiendo la estela de la izquierda. Como ya sé de qué va el tema he pedido que me pongan la anestesia epidural y así poder ver la operación.
No hay problema -me dicen.

Son las 12 de la noche y ya han pasado las enfermeras por la habitación. Una de ellas me despierta y dice:

- enfermera: Mariluz, tienes que tomar un tranquilizante para que duermas bien y estés tranquila para mañana ir a quirófano.
- yo: ¡¡pero alma de cántaro, ¿no ha visto que estaba profundamente dormida y relajadísima?!! 

A las 2 de la madrugada estoy taquicárdica con las pesadillas que estaba teniendo; me levanto y voy al cubículo de las enfermeras...

- yo: oiga que su compañera me ha puesto un calmante y desde las 12 no paro de dar vueltas en la cama soñando que me van a amputar la pierna -con lo tranquila que yo estaba durmiendo. Me quedo aquí fumando un cigarrillo hasta que me calme y me entre el sueño.

Y ahí me quedé hasta la siguiente ronda, fumando y charlando con las enfermeras; poco más y no me encuentra el camillero para llevarme a quirófano.

La operación la vi y me sorprendió lo blanca que es la rótula. Y lo gastada que estaba... ufff




Este año 1978 vuelven a unirse Emerson, Lake & Palmer -uno de mis grupos favoritos- y hacen una versión de la preciosa canción "Canario" del Maestro Joaquín Rodrigo

Verano de 1964, tengo 8 años y me han mandado de vacaciones a Algeciras. Por si no lo sabes soy de Marbella y allí vivo, pero me mandan cada verano a la casa de unos primos de mi padre, para pasar unas cuantas semanas... soy la atracción de todos los vecinos de la empinada calle, porque hay muy poca chiquillería, así que me dejo querer y me convierto en 'niña de compañía' de algunos de ellos; ¡ah! ¿que no sabes qué es eso?, te explico:
la casa que está justo a la izquierda -bajando la cuesta- tiene un inquilino muy particular, es ciego y cuando lo oigo llegar a varios metros de distancia -porque le suenan los zapatos y su bastón apenas rozando el suelo- salgo corriendo y le tomo de la mano para ayudarle a bajar los espaciados escalones de la calle, que por cierto se conoce millones de veces mejor que yo...

- él: (haciendo presión en mi mano) cuidado que aquí hay una piedra que se mueve... cuida que esa piedra resbala más que ninguna... no pises ese charco.
- yo: ¿y cómo sabe usted eso si no ve?
- él: ah, eso te lo enseñaré el verano que viene, cuando vuelvas... (siempre igual).

Cuando llegamos a su puerta pliega su bastón y lo pone entre su mano y la mía mientras, con la otra saca del bolsillo una chingua grande, envuelta en papel blanco-rosado, que desprende el aroma de la fresa tan característico en los chicles británicos (porque eso es lo que significa chingua: chicle, deformación de "Chewing gum ") y la pone en mi mano recordándome que es para después de comer.

La casa que está justo frente a la de mi amigo ciego, también tiene unos inquilinos peculiares; empezando por la "matriarca" de la saga, que siempre está sentada en una mecedora y a la que nunca he visto sonreír; su hijo tiene un bar (de los elegantes) y vende cigarrillos liados a mano... bueno, con ayuda de una maquinita a manivela ¡fantástica! y la "señora" me deja usarla -bajo su supervisión- a cambio de estar a su lado ¡callada! y escuchando sus historias... no sabe que a mi no me gusta hablar y me encantan las historias (¿o acaso lo intuye?), pero tenemos un acuerdo tácito: en cuanto suena la puerta de la calle ella guarda silencio y yo lo dejo todo, permaneciendo las dos como estatuas de sal.

-nuera: ¡madre, no puede tener a esta pobre niña ahí sentada sin dejarla jugar con los de su edad o refrescándose en el patio con los demás! ¡vamos a la cocina a por una limonada!.
- yo: no, no, no si yo ya me iba ¿verdad señora?... (mientras me pongo roja como la grana y me dirijo a la puerta... tras de mi se oye un rosario de murmullos que no acertamos a oír con claridad. Me vuelvo corriendo, le rozo un beso en la frente a la "señora" y salgo pitando de allí).
Como casi todos los días.

La hora de la siesta es sagrada en una tierra, cuyas temperaturas en julio y agosto no tienen que envidiar nada de los veranos de Sevilla o Córdoba. Todas las casas están cerradas a cal y canto, para que no se cuele ni un ápice del fuego que agosta hasta las ideas. No hay un alma en la calle... ¡salvo yo! No soy de siesta y ya se han dado cuenta de que obligándome a acostarme no hago más que molestarles, así que tengo vía libre al patio o la calle ¡¡pero sin hacer ruidos!! Para refrescar algo la entrada de la casa, baldean y se forman charquitos entre el empedrado de la calle. Y allí encuentro mi mejor entretenimiento: armada de unas pinzas de depilar y un tubo de pastillas okal, espero pacientemente a que las avispas se posen en esos oasis... ¡ahá! con el tubo atrapo una, con cuidado pongo el tapón y agito un poco pa'atontarla y lo vuelvo a abrir, efectivamente está grogui y aprovecho para quitarle las alas y la dejo en el charquito... ¡a por otra!... y cuando se empiezan a abrir las persianas y los demás niños salen, yo recojo todo y les muestro mi tesoro: un tubo de pastillas llenito de avispas des-aladas y listas para quitarles el aguijón. Pero eso es otra odisea.

Cuatro casas más abajo, en la acera de enfrente, ya están preparadas las dos hermanas -de mediana edad- para ir a la playa y yo -como soy niña de compañía- me voy con ellas todas las tardes, unas veces a la de Getares otras a la del Rinconcillo, o al río Palmones... ya no les enseño mi tesoro de avispas. La primera vez dieron tal grito que casi salen a la calle todos los vecinos a ver quien se había muerto. Había unos días cada mes que no iban a la playa porque recibían "cierta visita impertinente", entonces me iba con mi prima Juanita o tío Juan... esos días eran divertidos porque íbamos a la ballenera a pescar cangrejos...

En Marbella tenemos tv, aquí no hay -solo en la casa de enfrente- por eso todas las noches hay tertulia en las puertas de las casas, a modo de 'borrador' de un "sálvame delujo" tan de hoy, con todos sus ingredientes.


* a los algecireños se les llama también "especiales"

"The animals" versionaron en 1964 "The house of the Rising Sun", añadiendo uno de los arpegios más hermosos y que más veces se ha tocado en la historia de la música folk-rock

Sin comentarios

Estas son algunas de mis locuras "confesables". Se comentan por sí solas, por tanto no habrá respuestas a vuestros comentarios -si los hubiera-. Un punto de locura ¡sí! ... pero siempre desde el respeto
Soy seria...
muy seria...
extremadamente seria
.
.
.
por eso a veces necesito

Un

Punto

de

Locura

Con etiqueta

1956 1957 1963 1964 1965 1966 1967 1968 1969 1970 1971 1972 1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1992 1993 1994 1995 1996 1997 2006 2010 2011 23 febrero 1981 abba abre la puerta africa al alba alejandro sanz algo de mi all shook up anne-marie david aretha franklin ben bien o mal bienvenidos blowin' in the wind bob dylan bruce springteen cafe alameda camilo sesto can the can canario cancion de judas chiquilla cindy lauper close to you como un burro amarrado a la puerta de un baile corazon partio cristina y los stop dancing in the dark diana dire straits donde estas corazon Eagles el que canta su mal espanta el turista 1.999.999 el ultimo de la fila Elvis Presley emerson lake and palmer flamenco france gall girls just want to have fun give peace a chance gracias a la vida hero (español) héroes del silencio Hotel California inmigrant song jean michel jarre jeanette joan baez joan manuel serrat joaquin sabina john lennon julieta venegas jurame kenny g l'estaca la vida breve led zeppelin leonard cohen let it be light my fire lluis llach lo mejor de mi vida eres tu LODVG luis miguel luz casal Lys Assia manuel de falla mariah carey más bonita que ninguna mediterraneo michael jackson miguel ríos money money money mony mony muñeca de trapo no hago otra cosa que pensar en ti no se tu one of us only when i sleep only when you leave opio oxygene I paul anka pepe marchena pongamos que hablo de madrid Poupée de cire poupée de son prince purple rain Refrain respect revólver ricky martin rocío dúrcal rosa león rumor santana seguridad social shakira simon y garfunkel soy rebelde spandau ballet stairway to heaven sultan of swing suzanne suzi quatro teddy bautista the animals the beatles the carpenters the corrs the doors the end of the world the house of the rising sun the river the sound of silence tommy james y the shondells toto triana tu noche y la mia Tu Te Reconnaitras waiting waiting for you

Estoy registrado

IBSN: Internet Blog Serial Number 2-1956-6-1958

Tienen su Punto

Ven mis puntos

Recíbeme

Escribe tu dirección:

Delivered by FeedBurner

Punto Hispano

Violencia NO!!

Violencia NO!!
No está loco, es un asesino
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.