Estamos otra vez en 1993, tengo 37 años y seguimos mi hermana Cristina y yo, haciendo el Camino de Santiago. Después del duro día anterior cuando creímos perder la cámara de fotos y de una noche de sueño reparador en un buen albergue, nos preparamos para un nuevo día... el último antes de llegar a Santiago de Compostela. Pero como habíamos quedado con Jorge -otro de mis hermanos- para entrar los tres juntos, decidimos hacer la última parada en el albergue de el Monte do gozo y  reunirnos en San Marcos, a menos de 10 km de nuestra meta final. 

Llegamos al monumento en la cima del monte felices y orgullosas del camino hecho y la experiencia vivida. Nos hacemos la foto de rigor y vamos a llamar al hotel y quedar con Jorge para el día siguiente... escucharnos por teléfono tiene un efecto muy curioso, se le nota la emoción y hasta un puntito de orgullo (somos sus dos hermanas pequeñas) y nosotras aguantamos las lágrimas... pero no ha hecho más que empezar. A lo lejos se divisan -entre brumas- las torres barrocas de la catedral y nuestros ojos siguen inundados.

Amanece y estamos ansiosas de encontrarnos. Sigue lloviendo ese calabobos persistente que hace la bajada más lenta. Nos abrazamos los tres a las puertas del hotel. Jorge intenta protegernos con su paraguas y le decimos que es una bendición llegar a Santiago bajo la lluvia. Ya no duelen los dedos de los pies. Ya no importa caminar de charco en charco. La mochila se ha hecho liviana. Nuestra meta está cada vez más cerca. La espesura de las arboladas tiene un encanto especial cuando se abre y nos muestra una carretera que hierve de vida y seguimos las flechas que nos llevan a la calle del peregrino, la gente nos sonríe al pasar y hay una señora que nos dice -si os dais prisa llegáis a la misa del peregrino...Es realmente alucinante. La gente que tapona la entrada se va apartando y nos van haciendo pasillo para que lleguemos hasta el interior de la catedral, dándonos cariñosas palmaditas en las espaldas y nos ayudan a quitarnos las mochilas. Es año jacobeo y sobre nuestras cabezas vuela el botafumeiro a impulso de los tiraboleiros. Nos miramos los tres y nos descubrimos llorando como críos. La experiencia es inolvidable.

Acabada la misa, regresamos al hotel -ya en taxi- para darnos un baño en condiciones y perfumarnos, intentando borrar de nuestra piel el olor a sudor, a vaca, a humedad... a miedo.

Nos fuimos a recorrer los bares y nos pusimos ciegos de pulpo, nécoras, centollos, vieiras... regado todo con distintos vinos de la tierra. La gran aventura fue encontrar percebes -Cristina quería probarlos. Era demasiado tarde y en todos los sitios se habían acabado, pero los encontramos en una taberna maloliente y pequeña regentada por una señora de edad incalculable, aunque yo no le echo menos de ochenta años, a precio de oro y acompañado del mejor ribeiro que habíamos bebido hasta el momento. Lo que nos llevó a pensar que no debemos fiarnos de las apariencias, nunca.

Todavía seguimos un día más en Santiago, reponiendo fuerzas, preparando el cuerpo para las casi doce horas de tren que nos llevaría de vuelta a casa. De vez en cuando miro las fotos y no puedo evitar una sonrisa, con cierta "saudade".

Este mismo año "El último de la fila" publica la canción "El que canta su mal espanta"

7 comentarios:

Ana está loca por hacer ese camino. Y yo estoy dispuesto, claro, a vivir experiencias de senda. Pero nada de albergues. Tienda de campaña.

Un beso, Mariluz.

Curiosamente no recuerdo muchas cosas concretas de ese año post olimpiadas. A parte de que las cosas no iban muy bien con una crisis “rara”. Pero de lo que si me acuerdo es del Último de la fila. Asistí a varios conciertos suyos.
Tengo buenos recuerdos de ellos pero desubicados en el tiempo. A ver un día consigo poner la fecha en el recuerdo apropiado.
Qué gran ocurrencia tuviste cuando ideaste este blog.
Un abrazo

Supongo que comprendes que si tu sientes una cierta "morriña" (saudade es portugués), yo no pueda salir de Galicia sin llorar como una loca y desear volver desde antes de haber salido.
El monte do Gozo se llama así por la sensación que produce en el peregrino al ver las torres de la catedral.
Y, cuando repitas, el último albergue será Paradela, pero tendrá que ser antes de otro jubileo, que ya sabes que tardará en llegar.

Galicia es mi segunda casa y Santiago fue mi pequeño refugio. Hoy en día, después de mi derrame cerebral, solo camino por las calles de A Coruña, pero Santiago siempre estará en el horizonte.

Blogsaludos

Que experiencia tan gratificante y entrañable. Yo no he hecho el Camino de Santiago (y no me faltan ganas), pero mi hijo lo hizo y llegó con el alma ensanchada y una luz distinta. Todo en él era puro espíritu.

Un abrazo

Hola Mariluz! Vine a contarte que el estaré en España en algunos recitales de poesía y también para seguir presentando mi novela, Detrás de las sonrisas. El 29-9 estaré en Cordoba, en la Tetería Omundo, después, el 6, 7 y 8 de octubre en Ourense, y del 15 al 19 de octubre en Zaragoza. Ya te iré diciendo los lugares y si se agregan otras fechas. Saludos.

Pues si la experiencia fue hace años y eres capaz de contarla con esa emoción es porque realmente fue así, emocionante.
Me encantó el detalle de que os abrieran paso en la catedral y que os animaran. Me encantó.
El remate con comilona, también ¿eh?
Besos.

Publicar un comentario

Comentar las locuras ajenas puede ser catársico, pero también irreverente... si tienes algo que decir hazlo, pero tu libertad de expresión acaba con el principio a cualquier ofensa vertida en tus palabras.
Un punto de locura ¡sí! ... pero siempre desde el respeto

Sin comentarios

Estas son algunas de mis locuras "confesables". Se comentan por sí solas, por tanto no habrá respuestas a vuestros comentarios -si los hubiera-. Un punto de locura ¡sí! ... pero siempre desde el respeto
Soy seria...
muy seria...
extremadamente seria
.
.
.
por eso a veces necesito

Un

Punto

de

Locura

Con etiqueta

1956 1957 1963 1964 1965 1966 1967 1968 1969 1970 1971 1972 1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1992 1993 1994 1995 1996 1997 2006 2010 2011 23 febrero 1981 abba abre la puerta africa al alba alejandro sanz algo de mi all shook up anne-marie david aretha franklin ben bien o mal bienvenidos blowin' in the wind bob dylan bruce springteen cafe alameda camilo sesto can the can canario cancion de judas chiquilla cindy lauper close to you como un burro amarrado a la puerta de un baile corazon partio cristina y los stop dancing in the dark diana dire straits donde estas corazon Eagles el que canta su mal espanta el turista 1.999.999 el ultimo de la fila Elvis Presley emerson lake and palmer flamenco france gall girls just want to have fun give peace a chance gracias a la vida hero (español) héroes del silencio Hotel California inmigrant song jean michel jarre jeanette joan baez joan manuel serrat joaquin sabina john lennon julieta venegas jurame kenny g l'estaca la vida breve led zeppelin leonard cohen let it be light my fire lluis llach lo mejor de mi vida eres tu LODVG luis miguel luz casal Lys Assia manuel de falla mariah carey más bonita que ninguna mediterraneo michael jackson miguel ríos money money money mony mony muñeca de trapo no hago otra cosa que pensar en ti no se tu one of us only when i sleep only when you leave opio oxygene I paul anka pepe marchena pongamos que hablo de madrid Poupée de cire poupée de son prince purple rain Refrain respect revólver ricky martin rocío dúrcal rosa león rumor santana seguridad social shakira simon y garfunkel soy rebelde spandau ballet stairway to heaven sultan of swing suzanne suzi quatro teddy bautista the animals the beatles the carpenters the corrs the doors the end of the world the house of the rising sun the river the sound of silence tommy james y the shondells toto triana tu noche y la mia Tu Te Reconnaitras waiting waiting for you

Estoy registrado

IBSN: Internet Blog Serial Number 2-1956-6-1958

Tienen su Punto

Ven mis puntos

Recíbeme

Escribe tu dirección:

Delivered by FeedBurner

Punto Hispano

Violencia NO!!

Violencia NO!!
No está loco, es un asesino
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.